jueves, 28 de agosto de 2014

Macarons (concha)

Ya sé que los macarons pueden dar miedo (en algunos casos incluso pánico, sobre todo si es la primera vez que los haces), pero hoy os vamos a desvelar la receta perfecta de los macarons, la que nunca falla.

Lo más importante e tener en cuenta el clima. Los macarons más famosos del mundo son los franceses, aunque los macarons originales, al igual que esta receta, provienen de Italia y por mucho que nos esforcemos en buscar otra receta, esta es por experiencia, la mejor.




Para esta receta necesitaremos hacer un merengue italiano y el secreto para hacerlo es batir muy bien las claras a punto de nieve con una batidora eléctrica antes de añadirle el almíbar porque si no lo que nos va a pasar es que se nos va convertir en una sopa, y no queremos que eso nos pase.

Otro consejo es que no seáis delicados al mezclar la almendra con el merengue porque para formar el macaronage hay que aplastar la masa contra los bordes del bol que estemos usando hasta que caiga en forma de cinta cuando la levantamos con la espátula.

Aunque en la mayoría de las recetas ponga un tiempo de secado nosotras no lo vamos a poner porque depende mucho el clima y la temperatura a la que nos encontremos, y esa diferencia de tiempo puede ser o de veinte minutos o de cinco horas.







Ingredientes:
-120 gr de azúcar glass
-120 gr de harina de almendra (se puede hacer en casa perfectamente con un molinillo y almendras)
-45 gr de claras de huevo (por nada del mundo uséis claras pasteurizadas porque las vamos a cocinar así que no es necesario y si las usáis para el merengue italiano va a ser un desastre)

Para el merengue italiano:
-40 gr de claras de huevo
-120 gr de azúcar blanco granulado
-30 gr de agua 






Lo primero que debemos hacer es tamizar una vez el azúcar glass y dos veces la harina de almendras, lo mezclamos todo y lo volvemos a tamizar, lo dejamos a parte y empezamos a hacer al almíbar. 
Para hacer el almíbar ponemos el agua y el azúcar granulado y el agua y lo ponemos a fuego medio bajo, mientras se calienta montamos las claras a punto de nieve con una batidora eléctrica. Cuando el almíbar rompa a hervir contamos hasta quince y lo retiramos del fuego, a continuación lo añadimos de forma muy fina a las claras de huevo sin dejar de remover. El resultado debe de ser un merengue firme y muy brillante, en caso de usar colorante lo añadiremos al merengue antes de añadirle al almíbar y siempre será colorante en pasta o en polvo porque si no perderán el color durante el horneado. 

Mezclamos la otra clara con la almendra y el azúcar glass para formar una pasta con una consistencia desmenuzable, a continuación añadimos en tres partes el merengue para que se integre bien con la masa y a continuación aplastamos la masa contra los bordes del bol hasta que cuando la levantemos caiga en forma de cinta.
Ponemos la masa en una manga pastelera desechable y hacemos círculos sobre un papel de horno, los podemos dibujar con la manga sobre una bandeja especial de silicona para macarons o sacar una plantilla de Internet, yo siempre uso la segunda opción y nunca he probado la primera aunque he visto gente que opta por ésta y sale bastante bien, aunque a mi los moldes de silicona no me gustan nada. 
A la hora de hacer el dibujo con manga hacedlo apretando en un solo punto y no dibujando un círculo porque se expanden mucho si lo hacemos de la segunda forma y nos quedaran demasiado grandes.

Cuando acabemos de hacer el dibujo de los macarons sobre la bandeja, la dejamos caer un par de veces sobre la mesa para sacar las burbujas.




Dejamos secar los macarons hasta que al tocarlos con el dedo (yo siempre hago uno pequeñito para no estropearlos todos al tocarlos) no se peguen y los ponemos durante 18 minutos aproximadamente dependiendo del horno pueden tardar 20 o 22 minutos. Luego los dejamos enfriar y los rellenamos con el relleno que más nos guste.







 Mucha suerte haciéndolos y esperamos que os gusten (^_^).


                                                                                                                                                                     Buru y la Rata Golosa.
                                                                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada