sábado, 13 de septiembre de 2014

Muffins de arándanos

Hoy os traemos estos deliciosos muffins de arándanos para celebrar el final del verano, o pleno verano si vivís en Valencia.  Los arándanos son junto a las frambuesas una de mis frutas preferidas, cuando los pruebas te estallan en la boca y te dejan un regusto dulce en el paladar después de  la explosión de zumo de arándanos, yo recomiendo usarlos siempre frescos porque congelados me saben demasiado ácidos y tiñen la masa, luego está el problema de que se deshacen un poco cuando se hornean y no sabes si te estás comiendo un trozo de arándano o masa con zumo de arándanos. 





Como ya sabréis los arándanos son la fruta del verano por excelencia, y aprovechando que el 23 de Septiembre será el equinoccio que maracará el comienzo del otoño, mi estación preferida desde que el verano comenzó a transformarse en un infierno de fuego en mi cuidad, donde la temperatura más baja es de 27ºC a las seis de la mañana y luego la temperatura comienza a subir cada hora, con lo que a las seis de la tarde la temperatura es de 41ºC, así que, ¿que mejor excusa para comerse un muffin de arándanos con una bola de helado super fresquito por encima?





Ingredientes:
275 gr de harina
120 gr de azúcar
1/2 taza de leche
1 huevo
75 gr de aceite
125 gr de arándanos
1 tsp de zumo de limón
1/2 tsp de bicarbonato sódico
1/2 tsp de levadura química
1 tsp de ralladura de limón
1 pizca de sal




Pecalentamos el horno a 180ºC. 
Añadimos la cucharada  de zumo de limón a la leche pero sin remover porque si lo hacemos el zumo de limón se quedará abajo y no se "cortará" la leche para formar la buttermilk. Lo siguiente que hacemos es mezclar en un bol el azúcar y el aceite con unas varillas, y cuando esté bien mezclado le añadimos el huevo y lo integramos a la mezcla. Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal, e inmediatamente añadimos la leche y removemos todo al principio con las varillas y luego con una espátula o una cuchara de madera.




Lavamos los arándanos y los integramos a la masa junto con la ralladura de limón con la ayuda del utensilio que hubiéramos utilizado para integrar la harina anteriormente. Ponemos cápsulas para muffins o cupcakes en un molde metálico y los llenamos hasta el borde, espolvoreamos azúcar granulado por encima y horneamos unos 35 minutos o hasta que estén dorados.





Ponemos los muffins a enfriar en una rejilla hasta que se enfríen y ya están listos. No os asustéis si parece que no os crecen porque se inflan en los últimos diez o quince minutos de horneado.

                                                                                        Mucha suerte haciéndolos (^_^)  
                                                         Buru Cherry y la rata golosa


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada